Global

¿Una moneda única entre Brasil y Argentina?

Una noticia sorprendente ha llegado desde Buenos Aires donde el presidente brasileño, Jair Bolsonaro, en su visita oficial a Argentina, propuso al país rioplatense la posibilidad de introducir una moneda común entre ambos países, y posteriormente también con Paraguay y Uruguay. Quisiera analizar el impacto que podría aportar esta hipotética unión monetaria.

Es obvio que la unión monetaria facilita comercios entre los países que comparten el mismo medio de intercambio. Nadie duda de que el euro es muy conveniente para los turistas que vienen a España desde otros países de la Eurozona, ya que no necesitan ni calcular la tasa de cambio ni ir a cambiar la moneda de su país, y que el uso de la misma unidad de cuenta facilita transacciones, ya que no se corre ningún riesgo de que suba o baje la moneda, impulsando así la integración regional. Otro hecho muy significativo es que, como la Eurozona tiene un tamaño económico comparable al de EE UU, esta moneda única es mucho más resistente a las especulaciones que cada una de las nacionales. Merece la pena mencionar que la libra esterlina y la corona islandesa, al ser de economías menores, tuvieron que vivir ataques especulativos respectivamente.

Hay un factor preocupante, no obstante, que puede arruinar esta tentativa en el Cono Sur: la moneda argentina está mucho más vulnerable que la brasileña. El peso argentino ha perdido el 80% de su valor en los últimos años (en junio de 2015 un dólar valía nueve pesos y ahora ronda unos 45 pesos) mientras que la tasa cambiaria de la divisa brasileña en el mismo período se ha mantenido más estable (un dólar vale entre tres y cuatro reales). El hecho de que la economía argentina es menor que la brasileña no sirve como justificativo para este fenómeno, ya que el peso uruguayo también ha gozado de relativa estabilidad (en el mismo período, un dólar vale entre 27 y 35 pesos uruguayos).

El primer paso para la unión monetaria sería, desde luego, crear un mecanismo para obligar que todos los estados candidatos cumpliesen criterios de convergencia, similares a los que se les imponen a todos los países que quieran adoptar el euro en términos de la estabilidad de precios, de la situación de las finanzas públicas (déficit público anual y deuda pública), del tipo de cambio y del tipo de interés a largo plazo. Como hemos visto aquí, se les exigiría a los bancos centrales acabar con inflaciones, reducir la deuda pública y mantener el tipo de cambio, pero me temo que ningún país sudamericano esté realmente dispuesto a someterse a este régimen.

Otro paso importante sería crear otro mecanismo que sirva para impedir la acumulación de dinero en algún lado de la zona monetaria en detrimento del resto, o sea evitar que las zonas más industrializadas se enriquezcan mientras que otras regiones sigan perdiendo liquidez sin poder recuperarla. El mejor redistribuidor de la riqueza ha sido el Estado mediante la recaudación de impuestos en zonas más prósperas y el gasto en áreas menos favorecidas con el fin de equilibrar la economía nacional, pero la falta de organismos similares dentro de Mercosur correría el riesgo de que se reprodujese la misma situación que describió Eduardo Galeano al inicio de su obra maestra Las Venas Abiertas de América Latina: “La división internacional del trabajo consiste en que unos países se especializan en ganar y otros en perder”. ¿Qué diría este gran escritor uruguayo si se enterara de esta propuesta por parte del Gobierno brasileño actual?

Personalmente, no tengo nada en contra de la integración sudamericana, pero les recomendaría a mis amigos allí que la planeen meticulosamente si desean lograr más prosperidad utilizando una moneda compartida.

El País

About the Author