Feminicidios, más allá de los datos

!Integrate al comercio electrónico¡ Estrategias en la Nube
!Integrate al comercio electrónico¡ Estrategias en la Nube
!Integrate al comercio electrónico¡ Estrategias en la Nube
!Integrate al comercio electrónico¡ Estrategias en la Nube

Abel Domínguez Camacho

En mi entrega del 06 de marzo de 2018 referí que con motivo del día internacional de la mujer, el Movimiento Feminista de España lanzó la convocatoria : “Este 8 de marzo de 2018, día Internacional de la Mujer, se ha convocado a una huelga feminista en España, las mujeres afirman ¡Si paramos, se para el mundo!”. En aquél momento cerraba la entrega con la siguiente consigna: “Observaremos las respuestas en todo el mundo y, desde luego, en México, en donde de acuerdo con Inmujeres, se asesinan 2,746 mujeres cada año”. (https://dialogandoconabel.blogspot.com/2018/03/el-techo-de-cristal.html). En varios países las mujeres han hecho historia convocando a un paro nacional y su lucha sigue.

Hoy la cifra de mujeres asesinadas asciende a 3825 (al cierre de 2019), en promedio se asesinan 10 mujeres al día en el país de “yo tengo otros datos”, país en donde la retórica sin sustento del ejecutivo se enfrenta con la cruda realidad; no hay una estrategia clara y definida para el combate a la violencia de género, solamente es “palabra del Señor” desde el púlpito cada mañana. La insensibilidad, la ignorancia y la recriminalización de las víctimas, se ha materializado en la cancelación o en su defecto, importante disminución presupuestal, de programas de apoyo a las mujeres, ni que decir del intento de minimizar la problemática sugiriendo diferentes maneras de buscar cambiar la tipificación del feminicidio, tan fácil como bajar el dato de un teclazo.

Frente al dato duro, siempre desestimado por el ejecutivo, se encuentra el sufrimiento de miles de familias de mujeres violentadas, asesinadas, el grito de ¡JUSTICIA, JUSTICIA, JUSTICIA! misma que no llega. ¿Cuántos sueños truncados?. Nadie le ha dado voz a los familiares, son tratados con el morbo que caracteriza la “nota”, es lo que les importa, ¿Quién se acuerda de Patricia, Roxana, Carmen, Martha…quién se acuerda? Nadie, estamos atentos a la nota y poder participar de la conversación de café. Así de mal estamos.

Rescato algunas expresiones (diferentes medios) que ponen de manifiesto el sufrimiento de familiares de víctimas:

“¿Dónde están? Las queremos de regreso. No hay por qué callar ni olvidar. No es una cifra más; es mi hermana Isabel que conmigo ya no está” protesta por Isabel XXXX de 26 años (Ciudad Juárez)

“Imagínense levantarse a ver la hermosa cara de tu madre ensangrentada gracias al criminal que una vez llamaste papá”, hija de Abril de 49 años de edad. (CDMX)

 “Era una loca porque yo pienso que todo aquel que le dé por estudiar medicina está loco, pero esa loca la amaba, amaba la medicina y esa loca, mi Ximenita amaba su carrera, su universidad en Colombia. Ella quería seguir estudiando en México y aquí en Puebla, ella quería hacer su especialización acá y México me la quitó” dijo el padre de Ximena de 25 años. (Puebla)

“Fátima tiene que ser un nombre que recuerde que vivimos en un país de desaparecidos, de desigualdad, de gente que no le importa que sea una más, pensaron que no la íbamos a reclamar, que nadie iba a hablar por ella y no es así, Fátima era muy amada”. Sonia XXXX, tía de Fátima de siete años. (CDMX).

Quiero agradecer a Sagrario[1] por su colaboración quien, adicionalmente, me obsequió su sentir: “Ni de izquierda, ni de derecha, simplemente soy una mujer, hija, madre, prima, sobrina, amiga, alumna, empleada, que está cansada, triste, con mucha impotencia de que le digan “eres libre”. ¿Libre? Cuando salgo a la calle y me da miedo si esta solo por donde voy caminando, ¿Libre? Cuando tengo que esconder mi monedero y mi celular ¿Libre? Cuando aparte de fijarme en el precio y talla de la ropa que me voy a comprar ahora debo tener en cuenta que no sea “provocativa” porque si algo me pasa seguro será mi culpa, ¿Libre? Cuando debo avisar a donde voy, con quién voy y a qué hora regreso.

En 2018 en España la consigna fue “Si paramos, se para el mundo” , hoy en México y ante la insensibilidad de las autoridades que acusan “mano negra”, las mujeres de México y la ciudadanía le dicen NO, no hay mano negra, hay sufrimiento, hay indignación, hay enojo…por ello es que El  nueve ninguna se mueve, es la convocatoria que realizan diferentes colectivos a todas las mujeres a marchas y paro nacional el 8 y 9 de marzo para protestar por la violencia de género en México.

A través del hashtag #UnDíaSinNosotras, el colectivo veracruzano Brujas del Mar invitó a las organizaciones de mujeres a un paro nacional el lunes 09 del próximo mes. En su cuenta de Twitter @brujasdelmar suscriben varias consignas; “si paramos nosotras, para el mundo”; “ni una mujer en la calle”; “ni una mujer en los trabajos”; “ni una niña en las escuelas”; “ni una joven en las universidades”; “ni una mujer comprando” y, haciendo la invitación para que los maestros no pongan falta, los jefes no les descuenten el día… Respuestas han sido muchas en los diferentes medios y seguirán sumando iniciativas hasta el día “D”. https://dialogandoconabel.blogspot.com/2020/02/dialogando-la-uv-y-el-paro-nacional-de.html.

Pasando por encima del sufrimiento del pueblo de México surgen los oportunistas, los partidos políticos y diversos representante sociales que se suman al paro nacional y con ello “politizan” el tema y, los tres poderes que se “solidarizan” con la clara intención de “normalizar” el asunto, con la idea de bajarle la presión a una movilización que ha tomado una magnitud que está asustando a la autoridad en turno.

Entender y atender la violencia de género es un asunto de humanismo, que atenta contra los derechos humanos y la libertad, ante ello no se pueden poner límites ni fronteras, bienvenidos todas las manifestaciones de apoyo y solidaridad. En su oportunidad se podrá contabilizar la participación, dimensión e impacto del paro nacional, por lo pronto, bienvenidos todos en solidaridad y sororidad ante la indignación de la mujeres, que se suma a la indignación de la sociedad en general. El tiempo es sabio.