Violaciones sexuales

!Integrate al comercio electrónico¡ Estrategias en la Nube
!Integrate al comercio electrónico¡ Estrategias en la Nube
!Integrate al comercio electrónico¡ Estrategias en la Nube
!Integrate al comercio electrónico¡ Estrategias en la Nube

Martín Quitano Martínez

Ni difícil, ni fácil!!!. Si te digo no, es no.
Anónimo 

Se ha ido Alfonso Durazo de la Secretaría de Seguridad Pública y Protección Ciudadana, ufano, sacando el pecho, como en los muy viejos tiempos, diciendo que ha cumplido con su deber, aunque tras de sí se amontonen los muertos. Según su versión de la realidad, la seguridad ofrecida por su gestión, ha entrado en el “punto de inflexión” con el que veremos una mejoría en próximas fechas.

Buscará la gubernatura de su estado, Sonora. Se va en un mes donde hubo más de 78 muertos por día, datos duros que, pese al optimismo del ahora ex secretario, podrían poner en entredicho su afirmación.

Sin duda es legítimo que el señor busque la candidatura a gobernador de su entidad, pues como él mismo dice: también tiene su corazoncito y aspira a dirigir a sus paisanos. Nada nuevo o que sorprenda, todo singularmente “normal” desde la perspectiva tradicional. Las mismas prácticas que criticaron siendo oposición, esas que nos prometieron cambiar por el bien superior, para dar resultados que mostrarían la transformación.

En fin, que se va Alfonso Durazo cuando la gran mayoría de los mexicanos seguimos teniendo como mayor preocupación la inseguridad, ese tema que en su manejo y logros marcará en sus derroteros la valoración positiva o no de lo que se denomina como la cuarta transformación. Porque hasta el día de hoy, el miedo y la angustia siguen, se acentúan en la cotidianeidad descarnada que contradice los discursos de confraternidad y bondad.

Tenemos muchos y muy serios problemas de inseguridad pública y ciudadana, entre los más angustiantes, sin restar trascendencia a ninguno, está la violencia sexual; la violación que se especifica como la consistente “en la realización de cópula con persona de cualquier sexo, sin consentimiento o con el consentimiento obtenido por medio del uso de la violencia sea física o moral” según la norma técnica para la clasificación nacional de delitos para fines estadísticos del INEGI.

En Veracruz, nuestro estado, en la cuarentena las violaciones sexuales aumentaron en un 339.3% y tan solo en el tercer trimestre de 2020 se denunciaron 290 violaciones simples, 224 casos más que en 2019, según nota del medio informativo Al calor político del 1 de noviembre del 2020, con base en informes de la Secretaría de Gobernación. Además, el informe de “incidencia delictiva del fuero común” del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública advierte que los municipios con más denuncias en este renglón son: Xalapa con 37, Veracruz con 33, Coatzacoalcos con 15, Boca del Río con 8 y Poza Rica y Tuxpan con 7.

Nuestras más profundas taras sociales reflejadas en la barbarie, la irracionalidad y el comportamiento carente de toda inteligencia, donde el instinto se yergue con el uso de la fuerza, la amenaza y el poder para saciar, para humillar y degradar toda posibilidad de racionalidad básica. Frente a ello, el desdén y el pasmo institucional; la complicidad en muchísimas ocasiones de familias obnubiladas por la vergüenza y sus visiones machistas; la insolidaridad y la revictimización social con los prejuicios de conducta, vestido y rutinas para las mujeres u hombres.

El horror de los datos refiere la profundidad de la tragedia y la desdicha de miles.

DE LA BITÁCORA DE LA TÍA QUETA

Días de nuestros muertos, éste 2020 con más recuerdos que siempre.