Si gana Biden, adiós al ‘trato especial’ de Twitter a Trump

!Integrate al comercio electrónico¡ Estrategias en la Nube
!Integrate al comercio electrónico¡ Estrategias en la Nube
!Integrate al comercio electrónico¡ Estrategias en la Nube
!Integrate al comercio electrónico¡ Estrategias en la Nube

Como presidente de Estados Unidos, Donald Trump ha recibido un trato especial de Twitter cuando viola las reglas de la empresa sobre contenido ofensivo o engañoso. Esa exención terminará en enero si pierde la Presidencia.

Twitter trata las transgresiones de los líderes mundiales de manera diferente a las de los usuarios habituales y, a menudo, deja tuits que violan sus políticas de contenido, agregando etiquetas de advertencia en lugar de obligar a los usuarios a eliminar las publicaciones. Esto es parte de la filosofía de Twitter de que las personas tienen derecho a escuchar a los líderes mundiales incluso cuando comparten publicaciones controvertidas porque sus mensajes puede ser intrínsecamente dignos de noticias.

Pero los exlíderes mundiales no están protegidos por esa política. Los políticos de alto perfil que ya no están en el cargo, como el expresidente Barack Obama, son tratados como usuarios habituales si violan las reglas de Twitter, que prohíben mensajes que incluyan discursos de odio o publicaciones que glorifiquen la violencia o contengan ciertos tipos de información falsa, como desinformación peligrosa relacionada con la salud.

Trump caerá en el grupo de los “ex” si deja el cargo en enero, confirmó Twitter. Si eso sucede, romper una de las reglas de Twitter significa que sus tuits pueden eliminarse por completo en lugar de etiquetarse. También podría acumular ‘amonestaciones’ por múltiples violaciones, lo que aumentaría la severidad del castigo emitido por la empresa y podría conducir a congelamientos temporales de cuentas, suspensiones o incluso una prohibición permanente.

Con Joe Biden acercándose a los 270 votos electorales que necesita para ganar la Presidencia, el camino de Trump hacia la reelección se ha estrechado, aunque está acumulando desafíos legales en varios estados.

Desde que cerraron las urnas el martes por la noche, Twitter ha ocultado ocho tuits de Trump por violar las reglas de la compañía, la mayoría de ellos por intentar socavar la validez de los resultados electorales al sugerir que los recuentos de votos son fraudulentos y que los demócratas están tratando de “robar” la elección.

Por lo general, numerosas violaciones de las reglas en un corto periodo de tiempo darían lugar a un castigo más severo por parte de Twitter, como la congelación de la cuenta o la suspensión temporal. En el caso de Trump, los ocho tuits estaban ocultos detrás de una etiqueta de advertencia, pero aún eran visibles para los usuarios que hicieron clic para verlos.

A pesar de la gran cantidad de violaciones en poco tiempo, Trump no acumuló amonestaciones contra su cuenta, según una persona familiarizada con las políticas de aplicación de la empresa. Los líderes mundiales pueden recibir amonestaciones por violaciones atroces de las reglas, como promover el terrorismo o una clara amenaza de violencia, lo que provocaría la eliminación de tuits. Pero no recopilan las amonestaciones por violaciones de las reglas si se deja un tuit y se etiqueta, dijo la persona, que pidió no ser identificada al discutir las políticas internas.

Las etiquetas de advertencia que aplica Twitter parecen reducir la difusión de un tuit. En un ejemplo de principios de esta semana, un tuit de Trump que estaba oculto por Twitter estaba recibiendo cientos de retuits y respuestas por minuto antes de ser marcado, según datos de Election Integrity Partnership, un grupo de investigación. Los tuits que están ocultos detrás de una etiqueta de advertencia no se pueden retuitear sin un comentario y no se les puede dar me gusta.

“Una función fundamental de nuestro servicio es proporcionar un lugar donde la gente pueda responder abierta y públicamente a sus líderes y hacerlos responsables”, dijo un portavoz de Twitter en un comunicado. “Teniendo esto en cuenta, hay ciertos casos en los que puede ser de interés para el público tener acceso a ciertos tweets, incluso si de otra manera violarían nuestras reglas”.

Trump ha sido posiblemente uno de los usuarios de Twitter más polémicos y polarizadores de todos los tiempos. Como presidente, a menudo ha superado los límites del discurso aceptable en la plataforma, poniendo a los empleados de Twitter en la difícil posición de decidir cómo vigilar a un usuario tan visible sin enfrentarse a reclamos de censura.

Parte de la solución de la compañía fue su política de líderes mundiales y lo que llama un “intersticial de interés público”: una etiqueta de advertencia que oculta los tuits ofensivos y reduce su alcance específicamente para las cuentas administradas por políticos electos y otros líderes mundiales. “Está conservando un registro de lo que se dice en el contexto del interés público”, dijo Vijaya Gadde, la principal abogada de Twitter, a principios de este año.

Esa herramienta estuvo inactiva durante meses y no se usó en Trump hasta mayo. Twitter, con sede en San Francisco, ocultó un tuit de Trump detrás de una pantalla de advertencia después de que publicó “Cuando comienza el saqueo, comienza el tiroteo”, una violación de la política de la compañía contra la glorificación de la violencia.

Desde entonces, Twitter ha marcado los tuits de Trump por violaciones a las reglas con más regularidad, aunque los funcionarios de la compañía nunca han suspendido ni congelado su cuenta.

Si Biden prevalece, no está claro cómo se verá el feed de Twitter de Trump, o cómo la compañía finalmente lo tratará como un ciudadano privado. Sus publicaciones antes de su campaña de 2016 incluían el mismo lenguaje abrasivo y controvertido que utilizan hoy, pero como empresario y estrella de reality shows tenía muchos menos seguidores, y menos influencia, de los que ganó una vez que se convirtió en candidato presidencial.

El Economista