IP y gobierno definen blindaje para evitar paneles

!Integrate al comercio electrónico¡ Estrategias en la Nube
!Integrate al comercio electrónico¡ Estrategias en la Nube
!Integrate al comercio electrónico¡ Estrategias en la Nube
!Integrate al comercio electrónico¡ Estrategias en la Nube

A unos días que entre en vigor el Tratado México, Estados Unidos, Canadá (T-MEC), el gobierno de México y el sector empresarial definen herramientas laborales para “blindarse” contra cualquier demanda que provenga de Estados Unidos o Canadá, por supuesto incumplimientos en libertad sindical o trabajo forzoso.

A través de la videoconferencia titulada “Estrategias para la prevención y la atención de riesgos laborales ante la implementación del T-MEC”, Carlos Salazar, presidente del CCE informó que desde hace dos meses se estableció un comité de trabajo para llevar una “actitud preventiva” frente a cualquier situación relacionada con la legislación laboral. El subsecretario del Trabajo, Alfredo Domínguez Marrufo, advirtió que, para evitar afectaciones en materia laboral, los empresarios deberán coadyuvar a la libertad sindical. Abundó que la herramienta de autoevaluación en materia de libertad sindical para el sector empleador será un instrumento que permita identificar las obligaciones y cumplir, para evitar sanciones.

Domínguez alertó a los empresarios, que cualquier acto que pretenda impedir que se constituya o se organice un sindicato, el presionar de cualquier forma o inducir a los trabajadores para que se afilien o retiren de cualquier sindicato, se considera como presión.

Herminio Blanco, asesor para la implementación del T-MEC por parte del sector privado, dijo que aun cuando se concentran los comentarios en torno a las posibles controversias con EU, también, dijo, habrá que estar al pendiente de Canadá, pues las relaciones de los sindicatos de las empresas son muy cercanas, y en algunos casos son los mismos gremios. Además de la existencia de una lista del departamento del Trabajo de EU sobre los derechos de trabajo forzoso e infantil. Así como el departamento de aduanas estadounidense, quien tiene capacidad por ley, de imponer un embargo.

El Economista